Abogados de Bancarrota

Para las personas que tienen dificultades financieras, la quiebra (bancarrota) puede ofrecer una opción para encontrar alivio de la deuda abrumadora. Sin embargo, hay diferentes tipos de bancarrotas y algunas están disponibles solo en circunstancias específicas. La quiebra es el proceso mediante el cual una persona declara legalmente que él mismo o su negocio no puede pagar las deudas pendientes.

Como puedes darte cuenta, la bancarrota puede ser un área legal muy complicado y es necesario tener ayuda legal de abogados con experiencia para no llegar a tener mas problemas que al principio. Un abogado de bancarrota es la mejor opción tener éxito en recuperar tu vida afectada por las deudas. Echa un vistazo a nuestro directorio y encuentra el abogado de quiebra que necesitas rápido y fácil.

Consejos & Información útil

¿Qué es la bancarrota?

La bancarrota es un proceso en el que los consumidores y las empresas pueden eliminar o devolver parte o la totalidad de sus deudas bajo la protección de la corte federal de bancarrota. En su mayor parte, la bancarrota se pueden dividir en dos tipos - liquidación y reorganización.

El capítulo 7 de bancarrota entra en la categoría de liquidación. Se llama liquidación debido a que el administrador de la quiebra puede tomar y vender ("liquidar") algunos de sus bienes para pagar parte de su deuda. Sin embargo, es posible mantener la propiedad que se encuentra protegida (también llamado "exenta") bajo la ley estatal. Hay también varios tipos de quiebras de reorganización, pero el Capítulo 13 es más comúnmente utilizado por los consumidores. Con el capítulo 13 de bancarrota, puedes mantener todas tus propiedades, pero debes hacer pagos mensuales durante tres a cinco años para pagar en totalidad o parte de tu deuda.

Tanto el Capítulo 7 y el Capítulo 13 de bancarrota tienen muchas reglas y excepciones a esas reglas con respecto a como se cubren las deudas, que puedes presentar, y que propiedad se puede y no se puede mantener.

Capítulo 7 de bancarrota

El capítulo 7 de bancarrota puede ser presentado por individuos (llamado Capítulo 7 de bancarrota del "consumidor") o negocios (llamado Capítulo 7 de bancarrota "negocio"). Una bancarrota del capítulo 7 suele durar de tres a seis meses.

La liquidación de la propiedad. En el capítulo 7 de bancarrota, algunos de tus bienes pueden ser vendidos para pagar tu deuda. A cambio, se borrarán todos o la mayoría de tus deudas sin garantía (es decir, las deudas para las que no se han comprometido colaterales, tales como deudas médicas y la mayoría de las deudas de tarjetas de crédito). Tu puedes mantener cualquier propiedad que se clasifica como exenta en virtud de las leyes estatales o federales disponibles para ti (como tu ropa, muebles del hogar y coche). Muchos deudores que se presentan para el Capítulo 7 de bancarrota están encantados de saber que sus bienes están exentos.

Deuda garantizada. Si debes dinero por una deuda garantizada (por ejemplo, un préstamo de coche para el que el coche es la garantía de pago), tienes la opción de permitir al acreedor a recuperar la propiedad; continuar sus pagos para la propiedad según el contrato (si el prestamista está de acuerdo); o pagar al acreedor una cantidad de dinero equivalente al valor de reposición de la propiedad. Algunos tipos de deudas garantizadas pueden ser eliminados en el Capítulo 7 de bancarrota.

La elegibilidad para el Capítulo 7. No todo el mundo puede presentar el Capítulo 7 de bancarrota. Por ejemplo, si tu ingreso disponible es suficiente para financiar un plan de reembolso del Capítulo 13 - menos ciertos gastos permitidos y los gastos mensuales por ciertas deudas - no se te permitirá utilizar el Capítulo 7 de bancarrota.

La bancarrota no funciona en algunos tipos de deudas. Aunque la bancarrota puede eliminar muchos tipos de deudas, tales como la deuda de tarjetas de crédito, facturas médicas, y préstamos sin garantía, hay muchos tipos de deudas, incluyendo la manutención de los hijos, las obligaciones de manutención del cónyuge y la mayoría de las deudas tributarias, que no pueden ser eliminadas en caso de quiebra.

Capítulo 13 de bancarrota

El capítulo 13 de bancarrota es también conocido como la quiebra del "asalariado", ya que, con el fin de presentar el Capítulo 13, debes tener una fuente confiable de ingresos que puedes utilizar para pagar una parte de tu deuda.

Reembolso. Cuando te declaras en bancarrota con capítulo 13, debes proponer un plan de pago y los detalles de cómo se vas a pagar tus deudas en los próximos tres a cinco años. La cantidad mínima que tendrás que pagar depende de cuánto ganas, cuánto debes y cuánto tus acreedores no garantizados habrían recibido si hubieras declarado el Capítulo 7 de bancarrota.

Límites de la deuda. Tus deudas deben estar dentro de los límites establecidos por el gobierno federal: En la actualidad, no puedes tener más de $ 1.149.525 en deuda garantizada y $ 383.175 en deudas no garantizadas.

Las deudas garantizadas. Si tienes deudas garantizadas, el Capítulo 13 te da la opción para compensar los pagos atrasados para evitar un embargo o ejecución de una hipoteca. Puedes incluir estas cantidades vencidas en tu plan de pagos y pagarlas con el tiempo.

Otros tipos de bancarrota con reorganización

Además de la bancarrota con Capítulo 13, hay otros dos tipos de bancarrota por reorganización: el Capítulo 11 y el Capítulo 12.

El Capítulo 11 de bancarrota. Capítulo 11 se utiliza típicamente en los negocios que están luchando financieramente para reorganizar sus asuntos. También está disponible para individuos, pero porque el Capítulo 11 de bancarrota es caro y lleva mucho tiempo, generalmente se utiliza sólo por aquellos cuyas deudas va a exceder los límites de quiebra del Capítulo 13 (raro) o que son dueños de activos no exentos sustanciales (como varios inmuebles).

El Capítulo 12 de bancarrota. Capítulo 12 es casi idéntico al Capítulo 13 de bancarrota. Pero, para ser elegible para el Capítulo 12 de quiebra, al menos el 80% de tus deudas deben surgir de la operación de una granja o pesquería familiar. El Capítulo 12 de bancarrota tiene niveles altos de deuda para dar cabida a las grandes deudas que pueden venir con la operación de una granja, y ofrece al deudor más poder para eliminar ciertos tipos de embargos.

Conclusión

Dependiendo del tipo presentado (capítulo 7,11,12 o13), uno se encuentra con un juez para determinar un calendario de pagos u obtener una descarga de bancarrota legal, si no de todas las deudas. Las empresas también pueden declararse en quiebra, lo que tampoco significa que el negocio va a cerrar, o que el negocio seguirá funcionando con la reducción de los pagos a los deudores. La mejor opción para cualquier persona que desea declarar la bancarrota es pedir ayuda de un abogado especializado.